Plasma Rico en plaquetas PRP

El tratamiento con Factores de Crecimiento Plaquetario o PRP está compuesto 100% por sustancias del propio organismo.

Es un tratamiento idóneo para:

  • Pieles maduras que presentan signos de envejecimiento.
  • Pieles fotoenvejecidas por la acción de los radicales libres.
  • Pieles jóvenes para prevenir el envejecimiento cutáneo.
  • Marcas de acné.
  • Alopecia (caída del pelo)
  • Dar fortaleza al pelo débil.

¿Qué son los factores de crecimiento plaquetario?

Este tratamiento facial de rejuvenecimiento se realiza a través de infiltraciones, inyectando plasma rico en plaquetas que se obtiene a partir de la propia sangre del paciente, mediante un proceso que incluye el centrifugado de una muestra de sangre.

Posteriormente se realiza una separación del plasma. De ahí se obtiene lo que se conoce como plasma rico en factores de crecimiento, que es lo que se aplica en la piel por medio de pequeñas inyecciones.

Este tratamiento de regeneración celular permite tratar el envejecimiento de la piel, utilizando esta sustancia que fabrica nuestro propio cuerpo y que produce una auténtica regeneración de las células.

centrifugadora PRP

¿Qué beneficios aportan los factores de crecimiento plaquetario en la piel?

  • Activa funciones cutáneas necesarias para la piel.
  • Estimula la producción de colágeno y elastina.
  • Las plaquetas activan la regeneración celular.
  • Plasma natural extraído del propio paciente.
  • Aumenta la luminosidad y el grosor y recupera la elasticidad de la piel.
  • Mejora la tonalidad de la piel.
  • Disminución de arrugas finas y líneas de expresión.
  • Facilita la renovación celular.
  • Restaura la vitalidad cutánea.
  • No hay fenómenos de rechazo, ni efectos secundarios, por lo que es el tratamiento de elección para pacientes con enfermedades autoinmunes o alergias múltiples.
  • Plasma natural extraído del propio paciente.

Pasos de los Factores de Crecimiento Plaquetario

Este tratamiento consta de 3 pasos:

  • Extracción de sangre: Proceso sencillo por el cual extraemos una pequeña cantidad de sangre.
  • Centrifugado: una vez obtenida la muestra se procede a su centrifugación durante 5 minutos. Al finalizar la centrifugación tenemos ya la muestra preparada para su aplicación.
  • Aplicación del PRP: se puede aplicar a nivel intradérmico mediante microinyecciones, donde abundan las células funcionales de la piel o a modo de nappage en la epidermis para estimular las células epidérmicas, las zonas y la profundidad de inyección dependen de la patología a tratar o del efecto deseado.

Introduce tu búsqueda y pulsa Entrar