Otro año más, y ya son seis, impartiendo una clase sobre toxina botulínica en el master de la Universidad Cardenal Herrera de Valencia, este año me ha tocado impartir dos ponencias. Ya todos sabéis que me encanta la toxina botulínica, que nos ayuda a relajar nuestra expresión, modula gestos negativos y nos quita la cara de cansancio.

Dentro de poco hará 20 años que utilizo en mi consulta este fantástico tratamiento, que nos permite mejorar y conservar esta mejora en el tiempo. Los alumnos de este Master de Valencia son muy afortunados porque tienen la oportunidad de aprender con varios doctores con muchísimos años de experiencia. Hemos aprendido mucho durante estos años y podemos transmitírselo para que realicen tratamientos de calidad.

Mi mensaje más importante es que se centren en el diagnóstico, que es la clave del éxito, como en cualquier rama de la medicina, si no sabemos el diagnóstico del paciente no le podremos dar el tratamiento adecuado, la parte técnica es importante pero el buen diagnóstico es imprescindible.

Durante este master tienen una importante parte práctica en la que los profesores procuramos tocar todos estos aspectos para que los alumnos puedan alcanzar su excelencia. Les deseo mucha suerte a todos ellos en su nueva andadura profesional, doy las gracias especialmente al Dr. Vicente Alonso por contar conmigo una vez más y al Dr. Rafa Rojo por prestarse amablemente para realizar un diagnóstico del tratamiento de la toxina botulínica en hombres, que tienen características anatómicas distintas de las mujeres y por lo tanto los tratamientos han de ser diferentes.

Recommended Posts

Introduce tu búsqueda y pulsa Entrar

dra-v-formaciones-2018Nuestras auxiliares tambien en Congreso de la SEME