La higiene facial debe ser uno de los rituales básicos para el cuidado de nuestra piel.

La piel está formada por tres capas; el tejido subcutáneo, la dermis y la epidermis. Las células se van descamando a medida que van avanzando en su ciclo vital, que dura aproximadamente 3 semanas, desde que nacen hasta que mueren. La capa de células  muertas de la epidermis si es excesiva da a nuestra piel un aspecto apagado y mate, además de esas células muertas propias de metabolismo de nuestra piel debemos limpiarla también de la contaminación y de los restos de maquillaje o cremas que nos apliquemos.

Aunque no nos maquillemos siempre debemos limpiar nuestra piel de manera exhaustiva antes de acostarse, pues la descamación de la piel y la secreción sebácea, la polución y las bacterias ensucian nuestros poros y pueden incluso llegar a provocar brotes de acné.

También es recomendable limpiarla después de dormir de los detritos del metabolismo celular que se producen durante la noche

 

Limpieza en Pieles Sensibles, Secas y Grasas

La limpieza de la piel debe adaptarse a nuestro tipo de piel y situaciónparticular y es fundamental para que los cosméticos que vayamos a utilizar penetren mejor y sean más eficaces. Para pieles sensibles utilizaremos siempre cosméticos hipoalergénicos siendo muy recomendable en este caso los limpiadores a base de agua micelar. Las micelas son depósitos vacíos formados por una membrana de ácidos grasos que absorben los restos celulares, maquillaje y otros detritos limpiándolos en profundidad.

Nos gusta mucho el agua micelar, para todo tipo de pieles especialmente para pieles sensibles, Sensibio de Bioderma, también  Clenance de Avène para pieles con tendencia grasa, la espuma Skin Active de Neostrata y el limpiador micelar para pieles grasas Sensyses Cleanser  de Sesderma, específicamente para los ojos el desmaquillante de ojos en mono dosis de la Roche Posay y el tónico blemish and age  solution de Lab Skinceuticals, entre otros.

Las pieles grasas pueden desmaquillarse con lociones y jabones formulados específicamente para pieles grasas que aportan substancias sebo-reguladoras como puede ser el Zinc o los hidroxiácidos.

Las pieles secas pueden desmaquillarse con leche limpiadora, que les aportará un poco de hidratación.

Los maquillajes muy cubrientes y de larga duración pueden requerir un desmaquillado cuidadoso para que no queden restos y excepto en pieles muy sensibles es conveniente utilizar un tónico para completar el proceso de higiene facial. El tipo de tónico será el  indicado para cada tipo de piel y puede aportar activos tratantes que preparen la piel para las cremas de  tratamiento.

Todas las pieles pueden beneficiarse de una exfoliación a la semana con productos formulados para ello y que encontramos para cada tipo de piel habitualmente con partículas que facilitan la exfoliación. Las pieles grasas pueden exfoliarse suavemente 2 veces a la semana y las sensibles y secas máximo una vez por semana con los productos adecuados. La exfoliación semanal ayuda a eliminar la suciedad más incrustada y ayuda a que no se dilaten los poros. Es importantísimo la exfoliación si utilizamos autobronceadores ya que estos actúan tiñendo la capa de piel muerta y si esta es muy espesa se producen alteraciones de tono , con zonas más oscuras que otras.

Es conveniente también hacerse periódicamente una limpieza facial profesional que nos ayudará a mantener nuestra piel sana y bonita. Podemos aconsejaros individualmente sobre la mejor manera de cuidar vuestra piel.

Últimos Posts

Introduce tu búsqueda y pulsa Entrar

cuidar-la-piel-despues-de-una-gripe10 Motivos Para Ponerte en Manos de la Dra Villanueva